Blogs

Tags

HISTORIAS DE SHANGAI

04/MAR

Esta historia tan curiosa está publicada en la página http://www.soitu.es/y sus autores son RICARDO MARÍA y EIDER SUSO:

Con la llegada de los turistas y los Juegos Olímpicos la picaresca china se agudiza en numerosas ciudades. Íbamos el otro día caminando por la calle, cuando se nos acercaron tres chinos y nos preguntaron de dónde éramos y qué hacíamos aquí. Eran los primeros chinos que hablaban inglés que encontrábamos desde que empezamos a viajar hace un mes.  Eran unos médicos de Xian que estaban en Shangai en un congreso. Después de un rato hablando, llegamos al punto en el que nos teníamos que despedir, pero nos invitaron a acompañarles a una zona de callejones antiguos que no conocíamos y que estaba cerca. Nos pareció buena idea y aceptamos la invitación.

Al llegar allí y dar una vuelta, uno de ellos nos propuso ir a tomar un té y descansar del frío. Casualmente estábamos delante de una casa de té donde una chica en la puerta nos invitó a pasar. Nos preguntaron si nos parecía bien el sitio y asentimos. Entramos en una preciosa sala de té, decorada al más puro estilo tradicional. Los botes transparentes albergaban hierbas y flores y los vasitos de cerámica estaban perfectamente alineados cerca de las teteras. Parecía la mesa de un alquimista. Mientras charlábamos, ella preparaba las mezclas contándonos las propiedades curativas de cada una de las hierbas: jazmín, té verde, té de flores... cada uno tenía un olor, un sabor, un color, una preparación especial. Era un espectáculo fascinante.

Acabamos probando 8 tipos diferentes de té. Poco después llegó la cuenta y con ella una sensación muy extraña. La factura estaba en chino, los médicos empezaron a sacar billetes y a decir que "las degustaciones de té son algo muy caro y que lo mejor es repartirse la cuenta". No entendíamos nada y sobre todo no entendíamos cuánto teníamos que pagar. Al final, uno de ellos se animó a decirnos que tranquilos, que sólo teníamos que pagar 800 yuans (80 euros, 10 veces más de lo que pagamos por una habitación doble en un hotel).

Todo pasó muy rápido y no entendíamos cómo podía ser tan caro, pero al mismo tiempo no queríamos quedar mal y menos insultarles. Les dijimos que no teníamos suficiente dinero y nos informaron de que se podía pagar con dólares o tarjeta de crédito. Les repetimos que no teníamos dinero y sacamos los escasos 70 yuans que teníamos en el bolsillo.

Ellos estaban nerviosos y acabaron aceptándolo repitiendo que no nos preocupáramos y que ahora éramos amigos, así que que "una vez pagan unos y otras otros". Salimos ansiosos e incómodos. Bastó recorrer unos metros juntos para que se despidieran con una excusa. Sin duda había sido un timo.

Y entonces voltereta mortal a lo 'Nueve Reinas', sorpresas de viajar con un argentino. Mientras yo estaba en el baño, Ricardo trató de ir a buscar la tetería, pero era imposible. Un edificio más en una calle gris. Pero en el camino se encontró con nuestros timadores de guante en blanco que debían tener poca experiencia y volvían a por su botín. Les siguió y se les plantó delante: "Señores vengo a felicitarles. Muy bueno el truquito. Pero devuélvanme los 70 yuans. Bueno, denme 50 porque el timo ha estado bien. Mi novia esta con la policía. Yo no quiero problemas y supongo que ustedes tampoco."

Y así recuperamos los yuans y experimentamos uno de los timos más comunes en la china preolímpica. Hay varias versiones: estudiantes que quieren practicar el inglés y te llevan a un restaurante para no pagar la cuenta o atractivas chicas que quieren tomar unos tragos. Y visto lo tranquilos que son los timos chinos, concluimos recordando que el miedo a no salir de casa es mucho más perjudicial que cualquier estafa.

 

 

16:55 15/MAY
Gustavo
Hola hoy 15 de mayo de 2012 me acaba de pasar exactamente lo vivivo por Ricardo y Eder En mi primer día en Shangai salgo a caminar y en una plaza unos chicos me piden que le haga una foto yo accedo y tras ellas me empiezan a hablar en ingles yo contento por que me entendía con ellos me invitan a tomar un te me meten y una habitación toda ambientada y allí una China empieza a hacernos desgustar unos te todos hablas se ríen etc etc y como les paso a ellos traen un papel con la cuenta con un precio totalmente disparatado eran 6980 de la moneda de acá es decir que uno 850 euros aproximadamente entonces me pongo muy nervioso y accedo a pagar 1200 o sea unos 150 euros tras mas de 20 minutos de discusiones y de decirles que era extremadamente caro y me dicen que me acompañan al hotel a buscar mas y es allí donde decido poner punto final a todo esto me paro le pido que me devuelvan mi dinero y es allí cuando ello dicen que pagan el resto sacan dinero le dan a la chica y yo veo que no le dieron mucho dinero y me quede pensando pero sin mi dinero salimos a los pocos metros se despiden y a unos cincuenta metros veo un hotel muy grande así que me paro en la entrada a ver si podía haber señal de wifi y me pude conectar así que entro en Google y escribo tomar un te en shanghai y sale esta nota de estos chicos tras leerla la sangre se me subió a la cabeza y me vuelvo casi corriendo a sitio que yo estaba casi seguro de poder encontrarlo cuando voy llegando a la entraba de la Galeria o casualidad lo encuentro a uno de ellos y le exijo que me devuelva mi dinero o llamo a la Policia tras decirle esto el chico empieza a corres y se mete en otra Galeria y yo corriendo por detrás gritando que llamaran a la Policia como en las películas jajajaja. En medio de la Galeria había unos guardias y también salen a correrlo al salir de la galeri alcanzo a agarrarlo de la camiseta y llegaron los guardias y se lleno de gente yo le pedía a la gente que llamaran a l Policia pero nadie me entendía nada y el hablaba con los guardias entoncen uno saca un Telefono y el chico Saco la cartera y me devolvió mi dinero enterito . Conclusión gracias a esta web pude recuperar mi dinero . Que lindo mi primer día en Shanghai
16:38 28/APR
Maria
Pues en abril de 2014 continúa pasando. A mi también me "reclutaron" en la People Square un "estudiante y su prima, también estudiante". Iba yo sola. Todo muy tranquilo, pero qué calor me cogió cuando vi los precios. Les dije que era muy caro y me contestaron que era algo único y que era el precio oficial. Acepté la prueba mínima de 6 tipos de té por no irme y dejar a los "estudiantes colgados". Me costó la broma 415 yuanes (50 €). Horror, además a la hora de pagar no llevaba suficiente dinero. Ningún problema, la estudiante se quedó de prenda y el estudiante me acompañó al cajero de la planta baja e insistió bastante en que sacara más dinero. Saqué lo justo que me faltaba y volvimos para pagar. Delante mío, el estudiante pagó su parte y la de su "prima". Cuando acabó me acompañaron a la plaza para que no me perdiera. Como estaba con la mosca en la oreja esperé a que se fueran y volví sobre mis pasos para localizar la casa de té. La encontré en las galerías que atraviesan de Fuzhou road a Zeijiang road. Volví al cabo de dos días con mi marido y, oh, sorpresa! El "estudiante" estaba cerrando la puerta para irse. Literalmente estaba cerrando la tienda. Le presenté a mi marido y le dije que no me había gustado lo que había pasado. El "estudiante" volvió a abrir la tienda para nosotros. Mi marido se colocó en la puerta y dijo que iba a llamar a la policía. El "estudiante" se ofreció rápidamente a devolvernos el dinero. Me lo devolvió íntegramente. Después de dejarle 100 yuanes por mi colaboración en dejarme engañar salimos ligeros por si venia algún colega y teníamos que llamar de verdad a la policía. De hecho al llegar a la planta baja subía el guarda de seguridad de las galerías. No nos quedamos a comprobar de qué parte se ponía! Tuvimos la satisfacción de haber recuperado todo el dinero y por mi parte disfrutado de la ceremonia! Pero no os fiéis, quizá no siempre sea tan fácil.

Añadir Comentario

Dejar este campo en blanco (anti spam):