Blogs

Tags

EL AVENTURERO DEL TÉ

30/AUG

El té tiene una historia larga y turbulenta, llena de intriga, aventuras, fortunas perdidas y ganadas, guerras y revoluciones, de estética religiosa, expresión artística y cambio social.

Una placa sobre el muro del  número 9 de la calle Gislton, en Londres, recuerda a los transeúntes: “ Aqui murió el botánico Robert Fortune en el año 1880”.

Pero quién fue Robert Fortune…. Pocos son aquellos que conocen la extraordinaria aventura de este hombre, que a mediados del siglo XIX, y en sus  propias narices, logró violar los secretos celosamente guardados por los chinos sobre el té y sus procesos de elaboración.

Hacia el año 1840, China era el único productor mundial de té de calidad, y por casi 200 años, la Compañía de las Indias Orientales ( al servicio de la Corona Británica) había estado vendiendo opio a China, y comprando té a cambio, para luego venderlo al resto del  mundo.-

Dependiente de la China, la Compañía de las Indias Orientales se dio cuenta de que el té podría ser cultivado  en la cordillera del Himalaya , ya que su ubicación geográfica y condiciones climáticas eran similares a las mejores regiones chinas donde se cultivaba el té: una gran altura, suelo rico en minerales, alternancia de lluvia y niebla para regar las plantas del té y sombra para protegerlas del sol abrasador.-

Pero el único problema era que  el té  en China era considerado como un secreto de estado, y como tal, estaba fuertemente custodiado.-

Es así que en el año 1848, todas las miradas se dirigieron  hacia Robert Fortune, quien ya había viajado a la China entre los años 1842 a 1845, como estudioso de la Sociedad de Hortícultura de Londres, y por lo tanto, tenía conocimiento de las costumbres de ese país tan lejano, había adquirido la destreza necesaria para manejar los “palitos” en las comidas, y había enviado en su viaje de vuelta un centenar de plantas hasta entonces desconocidas en Occidente.

Además, había declarado que el té verde y el té negro provienen de la misma especie… toda una herejía para la comunidad científica occidental!!!!

Fortune recibió instrucciones expresas de la Compañía de las Indias Orientales:  "Además de la recolección de plantas de té y semillas de las mejores localidades para su transmisión a la India, será su deber aprovechar todas las oportunidades para adquirir información en cuanto al  cultivo de la planta del té y su  fabricación en la misma forma en que es practicada por los chinos, y tomar nota de todos  aquellos asuntos que considere conveniente que los encargados de la supervisión de los viveros de té en la India deban conocer ".

 La misión estaba planteada y  Robert Fortune se transformaría en un espía que tendría que  infiltrarse en las plantaciones de té de la China, obtener sus preciosas semillas, y transportarlas a la India.

 La  tarea era  más que peligrosa, ya que se trataba ni más ni menos de robar los secretos del té a quienes los había guardado celosamente para sí por miles de años.

Si era descubierto, se expondría a una muerte terrible, ya sea en manos de las autoridades, o de los ladrones o vagabundos que encontaría en su viaje. Ni siquiera Marco Polo se había adentrado en el corazón de la China.

Aprendió mandarín,adotó el traje local,se afeitó la cabeza y se puso una cola de caballo; así pudo entrar en la ciudad prohibida de Souchow sin llamar la atención.

Fortune hizo varios envíos  a Inglaterra durante los tres años de su primera misión.

Su segundo viaje a China para la empresa de las Indias Orientales fue para obtener las mejores plantas para establecer plantaciones de té en la India. Una vez más, se disfrazó como el chino "de una provincia lejana, contrató a un intérprete, y se dirigió a las regiones de cultivo del té del país. Sus esfuerzos resultaron fructíferos con  el envío de más de 20.000 plantas. Así se estableció la industria del té en la India.

 

Fortune hizo dos viajes más a China (1853-56, 1858 a 1859) y un viaje a Japón (1860-1862), y fue responsable de la introducción de más de 120 especies de plantas para los jardines occidentales. Sus publicaciones incluyen:

 

  • Andanzas "Tres Años, en las provincias del norte de China" (1847)
  • 'Un viaje a los Países del té de China "(1852)
  • "Una residencia entre los chinos '(1857)
  • "Yedo y Pekín '(1863)

 

Vivió cómodamente en el producto de las ventas de su libro y disfrutó de un largo retiro. Él murió en 1880.

 

 

Añadir Comentario

Dejar este campo en blanco (anti spam):