Blogs

Tags

EL TÉ DEL CONDE

21/OCT

Ladies and gentlemen, me presentaré:  Mi nombre es Grey, Charles Grey, 2º Conde de Grey. Quizás les suene de mi época de Primer Ministro  británico, que tiempos…. o tal vez de mis éxitos diplomáticos, o de aquellas reuniones sociales cuando era nada menos que Vizconde de Howick. Pero a quién pretendo engañar, si  me conocen es….por el Té. Sí, mis queridos amigos, el archifamoso Té Earl (Conde en Ingles) Grey. No son mis hazañas políticas y diplomáticas quienes me han hecho universal, no, ha sido …el Té. Cierto es que  siendo inglés debiera ser todo un honor tal hecho, y lo es, que caray!!

Bueno  no me quiero entretener demasiado en nimias vicisitudes, además me han dicho que sea breve, que en la época que les ha tocado vivir se lleva lo breve; no seré yo quien contradiga esta extraña forma de narrar que es moda en su siglo XXI pero esos textos prolíficos, esas frases engalanadas, ese vocabulario precioso, ese verso turgente y anacarado….¿cómo?...de acuerdo, sí,…breve!!

¿En que estábamos…? Así en lo del Té, el Earl Grey. Existen  varias historias que explican como llegué a obtener este té negro aromatizado con aceite de bergamota. Una cuenta que en una de mis andanzas como diplomático recibí como gratificación este té. Según parece, un agradecido chino mandarín me lo regaló por haber salvado de morir ahogado a uno de sus hijos .Lo cierto es que esta historia no tiene mucho fundamento ya que yo nunca  viaje a China, el uso de aceite de bergamota añadido al té era entonces desconocido en China, y el té más consumido por los chinos era el té verde.

Otra muy divertida habla que fue un regalo de un maharajá indio en agradecimiento por haber salvado a su hijo de un tigre….ya ven, soy todo un héroe.

Una de las más curiosas narra como un barco de transporte sufrió una tormenta, parte de la carga se soltó y aceite de bergamota cayó sobre el té que transportaba. Al llegar a Londres y evaluar los daños, decidí probar el té antes de darlo por perdido y eliminarlo. Sin embargo me agradó el sabor y decidí  comercializarlo.

¿Cuál es la verdad de su origen? Lo siento pero seguirá siendo un misterio, es divertido escuchar nuevas leyendas….

Sí , sí, ya voy acabando..después de disfrutar del Té, me di cuenta que ya escaseaba así que pedí  a los fabricantes de té Twinings que me hiciesen  una receta que tuviera un sabor similar. La mezcla fue un éxito, y cada vez que mis invitados se interesaban  por ella, les dirigía directamente a Twinings donde debían preguntar por el Earl Grey Tea.

Luego mi señora esposa se le ocurrió suavizar la fórmula y añadirle ´cascara de limón y naranja amarga y la llamó Lady Grey, como no. Pero esa es otra historia.

Muy señores mios ha sido todo un placer compartir este extraño y breve espacio con ustedes. Espero no haberles aburrido en demasía. Disfruten del Earl Grey, repetirán.

 

Añadir Comentario

Dejar este campo en blanco (anti spam):