Blogs

Tags

LA RUTA DEL TÉ A CABALLO

24/SEP

Durante miles de años caravanas de comerciantes han surcado las montañas del sudeste de China con sus caballos cargados de té. Esta ruta, mucho menos conocida que la famosa “Ruta de la Seda”, atravesaba áreas de gran belleza pero muy peligrosas, debido a la altitud y a lo escarpado del terreno.

La ruta tenía dos ramales, uno que comenzaba en las provincia de Sichuan y otro en Yunnan, para dirigirse hacia el este de las montañas Hengduan, centro de producción del té chino. Después, cruzaba esta cadena montañosa, y varios profundos cañones, erosionados por ríos como el Yalong, el Jinsha, el Lancang (o Mekong) y el Nu (o Salween). Por último, atravesaba las altas mesetas del Tibet, antes de alcanzar la India, al otro lado de la cordillera del Himalaya.

El nombre chino de esta ruta es Chamadao (茶马道), que significa textualmente “la Ruta del Té y los Caballos”, aunque realmente también se comerciaba con otros productos. Las caravanas portaban té, azúcar y sal desde Sichuan y Yunnan hasta el Tibet, y regresaban cargadas de objetos tibetanos. Eran también muy cotizados los caballos de raza tibetana, pequeños y muy resistentes.

En ocasiones también se le ha conocido como la “Ruta de la Seda del sur”, aunque la seda no era uno de los productos que se intercambiasen. La Ruta del Té también sirvió para establecer lazos culturales entre China e India.

El camino que se iniciaba en Yunnan partía de Pu’er, lugar famoso por su té, conocido en Occidente como té rojo. Esta población se encuentra en la actual prefectura de Simao. A continuación se dirijía hacia Dali, Lijiang, Zhongdian (Shangri-La), y Deqin. En este punto entraba en Tibet y atravesaba los pueblos de Mangkang, Zuogong, Bangda, Changdu, Luolongzong y Gongbujiangda, hasta llegar a Lhasa. Desde la capital de Tibet giraba en dirección sur, hacia Gyantse, Pali y Yadong, y finalmente cruzaba a Nepal y posteriormente la India.

La ruta sichuanesa se iniciaba en Ya’an, otro famoso centro de producción de té. Luego continuaba a través de Luding, Dangding, Batang y Changdu hasta Lhasa, donde se unía con las caravanas procedentes de Yunnan.

La Ruta del Té, a lo largo de casi cuatro mil kilómetros, atravesaba más de cincuenta ríos, quince puentes de cuerda y diez de piedra. También cruzaba más de setenta montañas con altitudes superiores a los 3000 metros, lo que hace de ella una de las más difíciles y peligrosas del mundo. 

Añadir Comentario

Dejar este campo en blanco (anti spam):