Blogs

Tags

RECOGIENDO EL TÉ

24/ENE

Sri Lanka (antigua Ceilán) es el mayor exportador de té del mundo. Y el proceso de recogida es, principalmente, manual y femenino. Cientos de mujeres tamiles recogen en torno a veinte kilos de té al día por apenas dos euros. Al mismo tiempo el consumidor europeo paga por esa cantidad no menos de 1.000. El té es una de las aportaciones más importantes al Producto Interior Bruto (PIB) srilankés.

Trabajan 22 días al mes unas ocho horas al día. Se las puede ver por las plantaciones de Nwara Eliya, en las colinas de esta isla con forma de lágrima, vestidas con saris de colores. No paran de cortar las hojas más tiernas con sus manos y echarlas en las cestas que llevan anudadas a la cabeza.

La Pedro Tea Estate es quizás la plantación más accesible desde Nuwara Eliya y también la más preparada para las visitas. Los domingos no se trabaja en la planta ni se recoge el té en los campos pero existen visitas guiadas para turistas. En ellas se explica desde la recogida de las hojas del té hasta el envasado para la exportación, pasando por los procesos de triturado, selección y secado. Al final de la visita se invita al viajero a una taza en el Tea Centre de la hacienda, donde también se puede comprar té procesado aquí, con un gran número de variedades.

Estas mujeres, con las que es más que difícil entenderse si no se habla tamil, realizan un pequeño descanso en la jornada y se sientan frente a las cumbres. Cielo o infierno. Algunas llevan frutas, otras té de sus propios termos.

Cuando llenan las cestas, se dirigen en fila india a la fábrica. Siempre caminado por caminos largos y empinados. Quién sabe cuántos kilómetros recorren al día. Allí las espera un hombre: el jefe. Sentadas muy juntas vuelcan sus cestas y eliminan las peores hojas, las más secas, las más estropeadas. El té de Sri Lanka tiene fama mundial y la hoja verde cotiza en la Bolsa de Colombo.

Una vez hecha la selección, comienza el proceso de secado, triturado y fermentado. Después se empaqueta. Y en la caja aparece la figura del león, el símbolo y logotipo de la isla. Si no hay león, no es té de Sri Lanka. Es así, pues los importadores que compran en las subastas y empaquetan en otros países no pueden estampar el anagrama del león. Y las empresas que utilizan este símbolo tienen que cumplir con las reglas marcadas por los estándares de calidad del Sri Lanka Tea Board.

Ellas regresan a sus montañas a seguir cortando hojas. Las cestas ya vacías no pesan tanto e igual caminan algo más ligeras. En unas pocas horas volverán a estar llenas. A quién no le apetece, a cualquier hora, sentado frente a una mesa camilla, el sabor de una taza de té.

 

Añadir Comentario

Dejar este campo en blanco (anti spam):



Cargando Captcha...
Si tarda mucho en cargar por favor deshabilite Adblock!

Los datos que se facilitan en este formulario serán tratados por La Tetería de San Agustin S.L., con CIF B-93116622, sito C/San Agustín Nº 9, 29015 Málaga, España y con correo electrónico lateteria@la-teteria.com.
Trataremos la información que nos facilita con el único objetivo de moderar los comentarios del blog. Los datos proporcionados no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal.
Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en Ana Conde Moda estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos. Puede ejercer su derecho escribiendo a lateteria@la-teteria.com.
Puede ver con más detalle nuestra política de privacidad.