Blogs

Tags

UN POEMA PARA EL TÉ

17/MAR

Arcadio Ortega es un poeta granadino que en su obra LA HORA DEL TÉ nos deleita con un poema dedicado al oro verde.

EL TÉ

La tarde, la ocasión. Las aspidistras

circundando la fuente,

acompañando,

creando un bosque insomne de hojas verdiagudas

que rebrillan las sombras en la humedad del patio.

 

Un surtidor, altivo y lúdico,

derrama los efluvios de luz que desde el cielo

filtra la claraboya donde el gris se diluye.

 

Suena en francés la música y el barman

nos sirve un té muy noble, aguado y en su punto.

sólo silencio y paz se percibe inconsciente

donde el aire acelera la tormenta anunciada.

 

Tú llegas presurosa

para decir amor con la sonrisa clara,

así, sin condiciones, levemente,

y ahí un latir de estrellas pavorosas y humildes

que juegan a comparsas.

 

Me aseguro que está la eternidad en los ojos,

tu cuerpo,

mi presencia y la noche.

Puede morir la tarde, ya no importa.

y entonces bebo el té diluido en sus oros

como si fuera el día del principio de entonces.

 

Añadir Comentario

Dejar este campo en blanco (anti spam):